Traducción

Jorge Diego
15
Abr

Hace un año que nos dejó Jorge Diego Garcerán “Pantera”

A aquellos que ahora empiezan a jugar en Les Abelles se les habla del Pantera como ejemplo de esfuerzo y también de humildad. Para él la grandeza de Les Abelles residía precisamente en su origen como club pequeño formado por un grupo de amigos. Los que empezaron como niños y que ahora son adultos hablan de su pasión y de capacidad para motivar. Lo recuerdan corriendo por la banda, sacando lo mejor de sus jugadores cuando ni ellos mismos pensaban que les quedaba algo por sacar.

Ricardo Brage, presidente del club e íntimo amigo del Pantera, confiesa hoy que aún les hace mucha falta, que era el alma de Abelles y conseguía transmitir toda la energía y el esfuerzo tanto a nivel deportivo como a nivel del club. También dice que era el que les amalgamaba a todos, el que hacia que remontaran cuando llegaban los momentos bajos, que era una persona rica y muy importante, no solo para el entorno del rugby, sino para deportistas y profesionales relacionados con todas las disciplinas deportivas. Algunos dicen que era como el Maldini del rugby, un gran conocedor del deporte, pero sobretodo un gran conocedor de los jugadores, a los que conseguía captar por la calle o en Arnau, la tienda en la que trabajó durante años.

Su repentina muerte, hoy justo hace un año, provocó una conmoción tal en el mundo del deporte a nivel global, que les hizo ser más conscientes aún de su importancia a sus propios amigos y a esos jugadores por los que veló durante años. A los niños que ahora empiezan se les dice que sean fuertes, que sean nobles, que le pongan pasión a lo que hacen y que, al hacerse grandes hagan como el Pantera, no olvidar lo pequeños que fueron un día.

Comentarios